Empresas holocráticas

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

¿Qué son?

Se han puesto de moda las empresas holocráticas… Sí, sí, holocráticas… No me voy a hacer la lista porque hasta hace bien poco yo tampoco sabía lo que eran. Es más, incluso lo he buscado en el diccionario y el concepto es de nueva acuñación, así que todavía no aparece.

Se entiende por una empresa holocrática aquella en la que todos los trabajadores son parte de un todo y un todo en sí mismo. Bajándolo a la realidad, todas aquellas organizaciones en las que cada empleado es responsable de sí mismo, de sus funciones y tareas a realizar. Además se pide la participación activa de los empleados en la toma de decisiones que ha de tomar la compañía, toma de decisiones que siempre es democrática.

Un ejemplo de un sistema holocrático de éxito es el de la empresa americana Zappos, quien se enorgullece de que todos sus empleados se autogestionan y que además, por ejemplo, puedan tomar cualquier decisión simplemente cumpliendo un par de requisitos:

  • Pedir consejo a personas que tenga experiencia en el tema en cuestión.
  • Pedir consejo a las personas en las que tendrá impacto la medida.

En este sentido hay conceptos clave a tener en cuenta en toda empresa holocráctica:

  • Se basan en estructuras horizontales, en las que no hay jerarquías
  • Creen en la autogestión, cada uno de los empleados gestiona su propio trabajo

Este sistema está basado en mirar el individuo, al empleado como un todo y en la certeza de que las nuevas generaciones de trabajadores considerarán muy y mucho el propósito de la empresa porque quieren participar en algo que pueda dejar huella en la sociedad. Y en la práctica en que mayor autonomía implica más responsabilidad y también más implicación.

Un ejemplo que funciona aquí es el de Cyberclick. Tuve la oportunidad de conocer a  David Tomás, Ceo de Cyberclick, una de las PYMES premiada con el premio Best Work Places 2015 para empresas de hasta 50 empleados. Él lo tiene muy claro. Ha creado en su empresa un sistema nada burocrático en el que cada empleado, responsable de sí mismo y para con la empresa, se autogestiona. El empleado decide su horario, su tiempo libre, sus vacaciones, pero también toma las decisiones de la empresa, incluso, participa en los procesos de selección de nuevos perfiles. David reconoce que la implicación de todo el equipo en la empresa es incuestionable.

Quién sabe si estos modelos sean las mejores opciones para aplicar en las empresas, tal vez sí o tal vez no, pero sirva esta pequeña muestra para hacerte pensar que quizás el modelo actual de empresa tampoco sea la mejor opción. ¿Qué opinas?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *